Your voice

Your voice
Hier!

Welcome dear reader

Welcome to my website... thanks for your visit.
Se ha producido un error en este gadget.

Sponsored By

miércoles, 14 de enero de 2015

Bar Cordano se viste de mantel largo

Esquina de Carabaya con Ancash. La sede del restaurant bar Cordano.

Un grande está de fiesta. Era el trece de enero de 1905, cuando a modo de bazar, fue creado el hoy restaurant bar Cordano. Por entonces -inicios del siglo XX-,  fueron los italianos (genoveses)  Vigilio Botano, y los hermanos Antonio y Luis Cordano, quienes lo fundaron. Con el paso de los años, el local se transformó en un salón-restaurante.

Llegado el año 1978, en plena dictadura militar de Francisco Morales Bermúdez; los propietarios cedieron los derechos de usufructuo a los empleados de aquel entonces. De ahí en más, se han operado mejoras saltantes, que colocan al restaurant bar Cordano en la preferencia de todos los amantes de la buena comida, la tertulia amena y claro de la bohemia propia de una ciudad que para algunos -muchos- es aún la Ciudad de los Reyes.

El Cordano, ha sido visitado por casi todos los presidentes de la República, desde el general Juan Velasco Alvarado, hasta Alan García en sus dos gobiernos. Solamente el actual mandatario Ollanta Humala no lo ha frecuentado.

Pero no solo los mandatarios nacionales, han pisado sus instalaciones. Figuras como el Premio Nóbel de Literatura, Mario Vargas Llosa, los escritores Augusto Bryce Echenique, Martín Adán  o Julio Ramón Ribeyro, fueron habitúes ahí. Así también lo fueron la cantante y ex ministra de Cultura Susana Baca, el fotógrafo internacional peruano Mario Testino, el pintor Víctor Humareda, entre otras grandes figuras; donde se cuentan también destacados periodistas, congresistas, etc.



En la actualidad, este local, ubicado entre las cuadras uno del Jirón Carabaya, y del Jirón Ancash, frente a la estación ferroviaria de Desamparados, -actualmente una zona revalorada-,  se convierte en el paladín de los grandes encuentros, siempre  brindando un servicio de primera. Es inigualable su pisco sour, el suculento sanwich de pavo, y la deliciosa causa rellena que ahí se prepara.

Recientemente el libro La Pena Máxima, del escritor peruano Santiago Rongagliolo, menciona en más de una ocasión al restaurant bar Cordano, como el punto re reunión preferido por el protagonista de la novela, Félix Chacaltana Saldívar. 



 Si aún no conoce esta establecimiento -pecado capital máxime en un limeño- no espere más. Dese una vuelta por el corazón de Lima, y disfrute de un momento bohemio, o simplemente de una amena charla, matizada con lo mejor de la gastronomía peruana, y con un buen trago en la mano.

Gracias restaurant bar Cordano, por tantos momentos inolvidables, que nos has regalado a todos los que tenemos la fortuna de haber estado en tus instalaciones, donde el tiempo parece haberse detenido. Y sí claro, ahí uno siente cierto ese axioma de que... "todo tiempo pasado fue mejor". 

* El restaurant bar Cordano,fue declarado Patimonio Cultural de la Nación, el 26 de abril de 1989. Posee tres salones y una capacidad para un total de 150 personas. 
 

No hay comentarios: